Integración Visual y Auditiva

Probablemente resulta tan viejo como el tambor y la flauta la consideración de que si no ves o no oyes bien, no puedes aprender aquello para lo que sea imprescindible ver y oír.

Pero resultará chocante que los invidentes y los sordos, quienes no tienen integración visual o auditiva alguna y resulta que obtienen Licenciaturas y Doctorados…

Es evidente que una persona debe oír y ver bien, y eso quiere decir que entiende y comprende (sabe dar el significado correcto a lo que percibe), para poder aprender por medio de los canales sensoriales del oído y el ojo. Pero compensado el posible déficit sensorial, el éxito escolar depende exclusivamente de los procesos de enseñanza-aprendizaje.

No existe publicación de naturaleza científica alguna en la que se haya puesto de manifiesto la eficacia aislada (por sí sola) ni de la Terapia de Integración Visual, ni de la de Integración Auditiva, ni la de Integración SensoMotriz, ni Perceptivo-Motriz, ni Psicomotriz.

Todas las publicaciones al respecto son libros escritos sin apoyo empírico alguno o con experiencias que presentan gravísimos errores metodológicos, por lo que las conclusiones a las que llegan son indefendibles.

En resumen: no es mediante ejercicios de mejora visual o auditiva como se resuelven los problemas de bajo rendimiento o fracaso escolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *