Dislexia

Con el término  dislexia se vienen describiendo todo tipo de dificultades con el aprendizaje de la lectura y la escritura, lo cual ha favorecido mucha confusión entre padres, maestros y otros profesionales. En realidad el término debería emplearse SOLAMENTE cuando se han puesto de manifiesto algún tipo de funcionamiento cerebral anómalo, que se encuentra relacionado con el intercambio de información entre el hemisferio derecho y el izquierdo.

Sin embargo, se ha popularizado este término para describir situaciones en las que los escolares no tienen un aprendizaje consolidado de la grafía, la ortografía, la sintaxis o bien la lectura.

Dado que la lectura y la escritura son conductas aprendidas, es perfectamente normal esperar que los niños pasen por fases de errores en la ejecución de estas conductas. Pese a estos errores: separar o juntar palabras, confundir sonidos de letras parecidas,…, los escolares NO TIENEN DISLEXIA, ni SON DISLÉXICOS. Simplemente están aprendiendo…

Si tiene interés en leer sobre la dislexia propiamente dicha le sugerimos consulte el artículo del Dr. J. Artigas, pero considere que es un artículo escrito para profesionales.

Tal y como el Dr. Artigas indica, en España no hay estudios de prevalencia sobre la dislexia, tema este que ha sido objeto de grandes discusiones interprofesionales. A nuestro entender las cifras que comenta son algo excesivas; no consideramos que “haya tantos disléxicos” entre la población infantil como se menciona en muchos textos especializados. Más bien, estas cifras del 5 al 10% muy bien podrían incluir escolares que tienen un retraso en el dominio de la lectura o escritura o que han aprendido erróneamente.

Sin embargo, aunque las cifras sean menores del 5%, la realidad es que la dislexia es un problema grave que afecta seriamente al desarrollo escolar, por lo que prestársele la máxima y rigurosa atención.

Los profesionales de la enseñanza y la psicopedagogía pueden leer el manual del test TALE-2000 (Escalas Magallanes de Lectura y Escritura) para conocer mejor la naturaleza de los aprendizajes de la lectura y la escritura.

Para conocer más sobre este instrumento de evaluación puedes la información aquí

Consulte algunos de nuestros libros y material para trabajar la dislexia en Psicologia365.com.

4 comentarios en “Dislexia

  1. En el video se habla de hiperactividad e inatentos y no tiene nada que ver con la dislexia.
    Se tiende mucho a mezclar los diferentes tipos de trastorno dislexia, discalculia, autismo, savan o síndrome del sabio.

    1. En efecto, Carlos. De momento no tenemos un vídeo específico para cada problema que comentamos. Trataremos de ir incorporando nuevos vídeos, bien sean propios o ajenos, en cuyo caso pondremos un link al mismo. Gracias por su participación en este Foro.

  2. Buenas noches: soy madre soltera con un chico de 9 años al cual se le dificulta mucho aprender, por eso me intereso tanto por este tema debido a que veo cada día que pasa que el tiene dislexia y mi temor es que el no aprenda como los demás niños.
    Gracias.

    1. Estimada Martha: Las razones por las que un escolar de 9 años de edad tiene dificultades para aprender son diversas, pero no tantas como para que no se pueden ir analizando una a una y resolver la situación en poco tiempo.

      1. Su hijo puede tener unas capacidades atencionales o de razonamiento inferiores a la media del grupo de la clase a la que asiste. En este caso, su profesor/a si desconoce esta característica de su hijo no puede ajustar el ritmo y el método educativo y esto provoca un gran coste de aprendizaje y un posible retraso progresivo.

      2. Su hijo puede tener buenas capacidades pero no domina ciertas habilidades previas con lo cual no puede progresar o lo hace con mucha dificultad.

      3. Su hijo puede tener ciertas dificultades con el manejo de signos o símbolos gráficos, relacionadas con la coordinación entre diversas zonas del cerebro.

      Para resolver las dudas y diseñar un plan de acción que mejore la situación de su hijo uno o varios profesionales deberán analizar si se dan alguna de las anteriores circunstancias o descartarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *