¿Qué se puede hacer con escolares sin interés por el aprendizaje?

Sencillo: interesarlos por los resultados que pueden obtener aprendiendo…

Cómo se puede interesar a los ciudadanos por la compra de un periódico: ofreciéndoles algo de su interés a cambio de la compra de un ejemplar o de varios ejemplares (o ¿cuál cree usted que es el fundamento de los cupones de descuento para adquirir un DVD, o las cartillas con cupones para obtener un regalo a bajo precio?)

Objeción: con esa medida se consigue que el ciudadano compre el periódico, pero no que lo lea. Ya. Pero el objetivo era vender el periódico y se logra mediante un sistema de incentivos ligados a la compra, no a la lectura… Pero, ¿y si el cupón se obtuviera enviando la respuesta a una pregunta oculta entre los textos del periódico? ¿No llevaría a la lectura del mismo, en busca de la respuesta a la pregunta?. Estaríamos incentivando la lectura (no la compra, ya que se podría leer en la cafetería) mediante el interés despertado por la expectativa de incentivos concretos y de próxima obtención.

Cada escolar, según su edad, sus intereses y sus características puede ser incentivado de distintas maneras. De cualquier modo excepto el actual: “si no estudias…, si no apruebas…, serás castigado/a…” Esto, NO ES INCENTIVAR EL APRENDIZAJE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *